Sobre Yaz Reynoso

Soy Yaz Reynoso y egresé hace 3 años de la carrera de Ciencias de la Comunicación. He sido empleada y freelance desde entonces.

Hace un tiempo, dejé mi empleo y decidí emprender un negocio mientras ofrezco mis servicios de producción de video ocasionalmente.

Estoy consciente que la infelicidad laboral es uno de los grandes males de nuestros tiempos.

Me preocupa ver a mis colegas y amigos sufriendo por llegar al fin de semana en un trabajo de 9 a 6 y a otros tantos en estirar los billetes de su último pago freelance.

No tengo muchos años de experiencia, pero quiero ayudarte a que -como freelancer- tengas una mejor calidad de vida.

  • Haciendo mejores negocios
  • Teniendo mejores clientes
  • Administrando mejor tu dinero
  • Y Sacándole el mejor provecho a tu tiempo

Te contaré mi historia…

Hace 3 años me cambió la vida.

Mi vida normal transcurría en casa de mis papás cuando estudiaba la universidad sin mayor preocupación que cuál sería el siguiente concierto al cual ir con mis amigos.

La realidad me golpea en la cara el día que mi papá fallece pocos meses antes de mi graduación.

En un abrir y cerrar de ojos me convierto en parte de la estadística: otra nini más buscando empleo como egresada sin experiencia.

Sin un sustento en casa, sin empleo, pero sobre todo sin ganas de salir al mundo, comencé a tener trabajos muy pequeños como redactora freelance que no me daban ni para comer.

Pero ya sabes lo que dicen:

Como método de supervivencia, me obsesioné con la administración del dinero, y la creación de ingresos.

Invertí tiempo y dinero en cursos y libros de educación financiera, emprendedurismo, administración, inversiones, y un largo etcétera

Y aún así, puedo decirte que no soy una experta.

Lo que sí soy, es consciente.

Consciente de lo mal que nos administramos cuando somos jóvenes y de lo poco que nos dedicamos al futuro.

De lo conformistas que podemos ser mientras sepamos que nos depositarán el lunes.

De los malos tratos (y pagos) que aceptamos de clientes y jefes a cambio de la seguridad que nos da un trabajo.

Y no es regaño. Cuando nos hablan de finanzas tenemos esa urgencia de salir corriendo.

Un día me encontré con unas amigas en la calle que me preguntaron a dónde iba y cuando les respondí que a un curso de Finanzas, literalmente, dijeron a coro: “ewww

Y lo entiendo perfectamente.

Hace unos 4 años, cuando aun estudiaba, apliqué para un trabajo como reportera en una revista de inmobiliaria: me aplicaron unas pruebas, entrevistas y pasé, ¡obtuve el empleo!

Pero cuando me dijeron que tendría que memorizar las leyes del FOVISSSTE y las tasas de interés de los créditos, salí corriendo para nunca volver.

Ahora me río -y me arrepiento un poco, siendo sincera- pero me da gusto todo lo que he aprendido desde entonces.

No te quiero convencer que las finanzas son lo más importante de tu vida.

Solo quiero brindarte los recursos necesarios de este tema para que tu motivación para seguir trabajando no sea terminar de pagar una deuda.

No quiero que sufras de la infelicidad laboral de la que hablo.

¿Eres feliz en tu trabajo?

¿Sufres de gastritis cada que tienes un cierre de proyecto?

Te quiero ayudar a que ganes más con el mismo esfuerzo que dedicas hoy a tu trabajo.

No tienes que tener ni una pizca de “habilidad numérica”.

Te lo dice alguien que cuenta tres veces el cambio cuando compra en la tiendita porque cada vez le sale una suma diferente.

Como te dije, no es que tenga años de experiencia, sólo quiero acortar tu camino de aprendizaje para que ambos crezcamos juntos como freelance.

¿Te gusta la idea?

Ahora, regresando a la historia…

¿Cómo me volví freelance?

La verdad… ni si quiera me di cuenta.

Como te dije, al principio freelanceaba como redactora, pero mi real interés está en la producción audiovisual.

Busqué trabajo como empleada en casas productoras y otras agencias, pero nunca encontré uno a tiempo completo.

Por lo que siempre trabajé por proyecto, por temporada, etc.

Así que fui mezclando esos proyectos de acuerdo a las fechas acordadas con cada cliente y así, sin darme cuenta, comencé a freelancear.

Nunca he dejado de escribir, y este blog es viva prueba de ello.

Antes tuve un blog de e-sports y videojuegos.

Escribir es una actividad que disfruto mucho pero que no llena mis bolsillos. Y lo más importante, no me llena hacerlo para alguien más.

Por el contrario, la producción me apasiona aún cuando lo hago para alguien más.

Ser freelance me da libertad, y eso me encanta.

No solo administro mi tiempo y proyectos, sino que además, tengo la libertad de explorar ramos de mi profesión sin miedo a dejar lo que ya hago.

Para muchos, ser freelance es como saltar al vacío o tirar una moneda al aire. Los empleos de 9 a 6 dan mucha seguridad y tranquilidad.

Para mí esa seguridad es virtual, pues nada te asegura que mañana seguirás trabajando ahí.

Cualquiera que sea tu caso y seas freelance por elección o situación quiero extenderte una mano.

Consulta la sección Recursos gratis y bájate el contenido descargable.

En mi lista de correo recibirás todas las actualizaciones de estos recursos y accesos exclusivos a otros entrenamientos.