Compartir esto:

Hice una lista de los peores errores que cometes como freelance. 9 cosas que probablemente estás haciendo, o no estás tomando en cuenta, pero deberías contemplar si quieres que tu negocio independiente funcione correctamente.

Trabajar como autoempleado es tener tu propia empresa trabajando para ti; tiene sus ventajas pero como todo, también un lado poco agradable.

Como ventajas: tú decides cuánto tiempo le dedicas al trabajo, cuánto ganas, cuánto descansas y qué actividades puedes delegar.

La desventaja es que requiere del doble de trabajo que en un empleo convencional porque tú eres quien gestiona el correcto funcionamiento de todo.

Tienes que hacer de agente de ventas, atención al cliente, publicista, y proveedor de servicios, al mismo tiempo.

Se requiere de mucha organización, sobretodo si te encargas de todo tú solo.

Es fácil perderse entre tantas responsabilidades, por eso te presento estas 10 fallas que debes evitar cometer como trabajador independiente.

Ya te he contado antes sobre mis propios errores como freelance.

Por eso, la lista que sigue, te la enumero desde lo que, en mi experiencia, considero deberías arreglar.

Empiezo con lo más básico a lo que quizá te tomará un poco más de tiempo implementar.

9errores que cometes como freelancer

 

 

Error #1: No contar con un portafolio de trabajo

Un error común de novato creativo.

Aunque no tengas experiencia muestra el trabajo que hayas hecho actualmente: para ti, un amigo, tu servicio social, o lo que sea.

No regales tu tiempo, ya te he hablado de cuándo sí debes trabajar gratis, pero no dejes que la falta de experiencia te quite oprtunidades.

Arma tu portafolio y muéstralo, porque no sólo es tu carta de presentación, es tu carta de ventas.

Y gracias a él atraerás futuros clientes y conseguirás empleo.

 

Error #2: No manejar bien tus finanzas personales

Este es un error no sólo de autoempleados o creativos, es el error más común que detiene a la gente en general para conseguir sus metas.

Ten en mente, que de ti depende tu negocio, y si no sabes a dónde va a parar el dinero que ganas con él, nunca podrás escalarlo: vivirás esclavizado al dinero que te provee.

Aprende a administrate para que no pierdas dinero, puedas invertir en ti y ver tu propio crecimiento y el de tu negocio.

Considero el buen manejo de las finanzas personales como uno de los tres pasos infalibles al éxito.

Que el dinero no sea tu meta, porque siempre sentirás que te hace falta. Haz del dinero un herramienta para lograr tus objetivos.

Error #3: No tener un horario de trabajo

Regresando al concepto que un empleo no tiene que esclavizarte, tienes que establecer un horario de trabajo, incluso si laboras en una empresa al mismo tiempo.

Trabajar todo el día desgasta, no podrás seguir el ritmo por mucho tiempo.

Aprende a organizar tus horas de trabajo, realiza una estructura de tus tareas y el tiempo que necesitas dedicarle.

Prioriza actividades y descansa cuando sea necesario.

Si un jefe no te diera vacaciones sería un tirano, ¿no?

¿lo haces tú? ¿te das días libres?

Por tu salud mental, necesitas esos lapsos de descanso.

Si necesitas tiempo extra es que no estás organizando bien tus prioridades y actividades.

Establecer días y horas de trabajo en específico te ayudará a mejorar tu productividad.

Al fijarte fechas límite, te concentrarás y procastinarás menos.

 

Error #4: No saber cuánto cobrar

Normalmente tenemos un estándar o trabajamos por el dinero que podamos lograr en un acuerdo.

Por eso no sabemos cotizar pequeños “extras” que pide el cliente: modificaciones al presupuesto original o situaciones inesperadas.

Lo esencial es saber cuánto vale tu tiempo, tu conocimiento, tu experiencia y cuánto valen las herramientas que utilizas.

Si no conoces estos datos probablemente estás cobrando mal. No profundizaré en esto ya que tengo una guía extensa donde te enseño como conocer estos valores.

Cuando cobras mal, no tendrás seguridad para ofrecer tus servicios porque tú mismo dudarás si es el precio correcto.

Está inseguridad te hará dar descuentos, dejar que te regateen, o no podrás subir tus tarifas e impedirán el crecimiento de tu negocio.
te regalo mi ebook

Error #5: No pedir anticipo

Como creativos es común que las negociaciones con los clientes sean de palabra. La mayoría no firma contratos.

Cuando no es posible tener un contrato, un anticipo es tu mejor protección.

Es un medio de seguridad inmediata a una pérdida económica, pues protege tu inversión inicial en un proyecto.

Los asuntos legales pueden tardar mucho en resolverse, un anticipo llega antes que cualquier situación pueda ocurrir.

 

Error #6: No hablar el idioma del cliente

No me refiero a que él hable inglés y tú español. Me refiero a que evites los tecnicismos, que hables en lenguaje que te entienda y que procures explicarle todas sus dudas.

No se trata de educar al cliente, se trata de darle una buena experiencia de servicio.

Un cliente que se siente atendido y valorado, regresará a comprarte, o en su defecto, te recomendará con otros.

Hablar su idioma te permitrá comunicarle porqué lo que le recomiendas es la mejor opción.

Si no logras comunicar con efectividad, tu cliente nunca entenderá la importancia y complejidad de tu trabajo.

Y es entonces cuando nos damos de topes contra la pared preguntándonos por qué nos pide tantos cambios.

 

Error #7: No establecer un calendario de trabajo

Al tener uno, no sólo demuestras responsabilidad y profesionalismo con tu cliente.

Te servirá para conjuntar varios trabajos para diferentes clientes o hacer un cálculo de cuándo estarás libre para un proyecto nuevo.

Se evitarán los malentendidos entre ambas partes con una proyección realista de tiempos.

Con esto, tu cliente sabrá la fecha aproximada en la que tendrá los resultados que buscaba cuando te contrató.

Y tú, podrás prevenir retrasos para que te entreguen a tiempo el material que necesites para comenzar tu trabajo.

Error #8: No hacer contratos con clásulas específicas

Un contrato firmado por ambas partes es el único recurso que tiene peso legal en un desacuerdo.

Aunque a nadie le gustaría tener que llegar a instancias legales para resolver un problema, es mejor estar respaldado por un documento en caso de necesitarlo.

Además de que aporta profesionalidad, otorga seguridad tanto al empleado como al empleador y previene futuros mal entendidos

Las cláusulas específicas se refieren por ejemplo, a qué sucede si uno de las dos partes incumple en alguna fecha de entrega o pago, qué servicios están incluidos, etc.

 

Error #9: No prever fechas de altas y bajas

Como te mencioné antes, una desventaja de ser freelance es que no tendrás un ingreso estable porque dependes de cuánto trabajo tengas.

Probablemente tengas temporadas con más trabajo que otras y si no te administras bien, puedes pasar un mal rato en las temporadas bajas.

Un balance de ingresos te ayudará a identificar cuáles son tus meses fuertes y poder balancear los gastos que tengas durante los meses flojos.

Prever estas épocas te evitará el estrés de necesitar conseguir clientes a como dé lugar porque necesitas cubrir una necesidad económica.

Podrás estucturar una estrategia de ventas que te ayude a balancear mejor tus entradas de dinero durante ese tiempo, o en su defecto programar tus descansos para esas fechas.

Conclusión

Ser freelance te obliga a estar en un proceso de continuo crecimiento.

Parece abrumador pero no hay que perder de vista las ventajas.

Poner atención a cada parte de nuestro proceso de venta y mejorar continuamente.
¿Qué otros errores consideras que faltan? Cuéntame en los comentarios.

Facebook Comments

Post Relacionados

Compartir esto: